Close

Nuestra web utiliza cookies para mejorar la navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Es una práctica habitual y segura. Entendemos que si navegas por nuestra web, aceptas su uso. Más información »   


  Foro Ciclismo >> Foro Mountain Bike >> Cronica de los 88 del Mammoth
PARTE I

Buenas,

Hace tiempo que no escribo una crónica larga…pero lo vivido este fin de semana me ha animado a hacerlo de nuevo

En Madrid, en Bustarviejo, ha tenido lugar la Marathon de los 88 de Mammoth, una de las clásicas BTT de la Comunidad de Madrid (junto con la Marcha de Colmenar y la Sierra Norte que organiza el Club Karacol)

Una de las cosas que diferencia esta marcha es que se hace por parejas…y lo mío me costo animar a mi pareja, mi hermano mayor.

El caso es que después de mucho insistir, su buena experiencia en el Festibike le acaba por animar. El reto no es corto. Es una marcha de 88 Km con cerca de 2000 metros de desnivel acumulado. Además, tiene un recorrido plagado de senderos de diversa dureza, mucha piedra y una de las bajadas duras clásicas de Madrid, el GR10 desde el puerto de Canencia hasta el collado de Bustarviejo

La semana Previa

La semana previa no es que fuera lo mejor que se podía esperar. Yo cojo un par de días la bici para soltar piernas, pero mi hermano cae en manos de la Gripe (no se con que letra) y le toca estar en cama un par de días, aparte de toses y malestar general vario. A pesar de todo, hablamos el viernes y me dice que la marcha la hace en cualquier caso

El sábado fue mi día malo: según voy a preparar la bici, me doy cuenta de que tengo el pedal derecho atascado. Me toca desmontarlo, limpiarlo entero hasta que vuelve a rodar bien. Luego me doy cuenta que en mi último cambio de cadena, no la había puesto correctamente, por lo que esta hacía un ruido horrible…

Total, que me paso todo el sábado por la mañana apretando tuercas y jurando en Arameo…

Por la tarde salgo a hacer mi típica hora pre-marcha para ver que todo funciona bien…parece que si, las horas de trabajo por la mañana han dado sus frutos y la XTC va como siempre, perfecta.

Lo malo es al llegar a casa. Por alguna razón que desconozco, aunque sospecho que fue después de ingerir una bebida isotónica de las que me regalaron en el Festibike, me da primero un dolor de estómago horrible y segundo una diarrea de esas chungas chungas chungas que solo cagas líquido una vez detrás de otra, acompañado todo de un maravilloso dolor de cabeza…Me paso todo el resto de la tarde y noche entre el water y mi cama. Lo único bueno es que no tengo dolores, por lo que sospecho que será cosa momentánea. Eso si, la deshidratación y la perdida de fuerzas correspondientes no me las quita nadie

Así que la pareja estaba literalmente, “para cagarse”. Aún así, decidimos ir a ver que pasa y como nos encontramos

Me levanto el domingo prontito, a las 6:15 (hay que coger el coche cerca de 1 hora). Al menos parece que la tripa se mantiene y que el estómago acepta bien el desayuno. Cojo mis bártulos y recojo a mi hermano, que me saluda con una tos y una voz que da miedo. Durante el camino hacemos la táctica de carrera, bueno, más bien el objetivo: Llegar a los dos cortes por tiempo y los últimos 20 Km hacerlos suavecitos dependiendo de las fuerzas.

Llegamos a Bustarviejo, recogemos dorsales (todo muy bien organizado, normalmente cuando hay jueces, siempre se montan unas colas tremendas con las licencias de un día) y pasamos raudos para comenzar a las 9h junto con las otras 339 parejas participantes los 88 del Mammoth.

Continuará...

no nos dejes así.... sigue hombre. Cómo es eso de los cortes por tiempos?

Muy bueno, esto es lo mas largo que he leido nunca, .

Qué mala suerte!!! espero que os fuese bien.
Bueno,bueno .... el Bruna´s clan pal arrastre en una ruta de 88Km, casí nah!!
pues nada esperemos al resto de la crónica pero vamos:Están locos estos romanos...sois unos p**os machacas!!


SaludoteSSS

NoRTH
PARTE II

Después de una agrupación en la iglesia del pueblo, comenzamos la salida neutralizada, donde tenemos ya las primeras cuestas de la jornada. Un par de vueltas por el pueblo, sin mucho peligro (no como otras veces donde meten a pelotones de 800 ciclistas a callejear de forma innecesaria) y comenzamos la ruta propiamente dicha. Los primeros kilómetros son de toboganes, fuertes y cortos repechos de subida y bajada, por terreno pedregoso-arenoso

Lo más importante es no caerse y ver como reaccionan nuestros cuerpos. El ritmo que llevamos es suave. Digamos que voy como 2-3 puntos por debajo de lo que podría dar en una marcha de estas. El primero por su longitud y dureza esperada, el otro por mis dudas sobre como reaccionará mi cuerpo y el tercero por mi pareja. En cualquier caso, estos primeros kilómetros los pasamos bien, vamos a la cola del pelotón principal pero sin problemas.

Sobre el KM 10 comienza la parte del recorrido que menos me gustó: la bajada del medio Celemín. Un camino ancho, con mucha piedra suelta y roderas, que al estar bastante seco monta una polvareda enorme, aumentada por ir en grupo. En estos casos hay que fiarse de la traza del de delante y muchas veces no es buena…mejor dicho, es peor que mala. Algunos se van al suelo, nosotros salimos bien de esto, aunque mi hermano tuvo sus problemillas y comenzamos otra zona de falsos llanos entre pinares a las faldas de la sierra de la Cabrera

Aquí charlo un poco con mi hermano. Hablamos un poco de que tal vamos. Yo le digo que sorprendentemente estoy respondiendo muy bien, pero a ver que me pasa cuando empiece alguna subida dura. El me comenta que de piernas va bien, pero que muy acelerado de corazón, como 15/20 pulsaciones de lo que sería normal para el ritmo, lo normal teniendo en cuenta el proceso gripal que ha tenido durante la semana. Decidimos que no hay que cebarse y continuar con nuestro ritmo tal y como hasta ese momento.

Continuamos por esta zona de toboganes arriba / abajo, más bien tendentes al descenso, con mucha arena. En ese momento descubrimos que lo del nombre de los 88 no viene por lo kilómetros, sino por la cantidad de arena que hay, que hace que esto parezca la guerra del desierto, donde los 88 (cañones antitanque de Rommel) impartían su ley…y también me doy cuenta que el haber puesto aceite de mojado (toda la semana lloviendo en Madrid) me está creando una pasta importante en la transmisión.

Casi sin enterarnos empezamos la primera subida seria. Al comienzo es relativamente tendida. Veo que mi compañero baja bastante el ritmo, pero aun así aguanta el tirón. La cosa se va endureciendo, pasando a un tramo demoledor de un Km más o menos sobre un sendero a un desnivel sobre el 12% mantenido, con tramos incluso más duros. La cuesta me sorprende, no me la esperaba así en el perfil. Este va a ser uno de los casos, dado el tipo de subida, donde me despego un poco de mi hermano y voy más a mi aire. Me pongo a rueda de unos de Karacol, que suben a ritmo suave pero sin poner un pie a tierra (a la derecha hay un trenecito de gente empujando la bici). La subida se hace muy dura, aunque debo reconocer que este tipo de cuestas técnicas me gustan. Finalmente desembocamos en una pista de grava grande, donde hay un control y continuamos siguiendo, en este caso ya más suave, pero manteniendo cerca de un 7% de desnivel

Aprovechando el camino ancho, espero para reagruparme con mi hermano, eso si, sin parar. Mucha gente me pasa, lo que no deja de darme algo de rabia, pero bueno, esto es por parejas, y mi compañero soy yo. Además, dado su estado físico, demasiado estaba haciendo, lo más normal hubiera sido ni venir. Estas cosas se me pasan por la solo en ese momento, más adelante desaparecen, éramos un equipo y el objetivo, acabar la marcha era cosa de los dos.

Finalmente llega mi hermano, me dice de nuevo que ha subido bien, pero acelerado de pulso, pero que sin problemas de piernas. Yo también sigo respondiendo sorprendentemente bien, así que tiramos para delante.

Ahora la carrera está más estirada y va pasando por anchos caminos, hasta llegar al primer avituallamiento. Aquí vemos lo que será la tónica de la organización: amabilidad, simpatía y muchas cosas para comer (melón, plátano, manzana, barritas, frutos secos…) de todo lo necesario menos bebida isotónica, que ya se la habían tomado los primeros. Aparte de esto, nos metemos un gel cada uno y seguimos la marcha.

Continuamos bajando por una pista sencilla de grava, pasando algún que otro sendero de subida, hasta llegar al puente romano al lado de Canencia, donde tiramos a la derecha, atravesando dehesas de robles, comenzamos la subida a este clásico puerto por campo. Esta es bien dura. Toda la primera parte son senderos con mucho desnivel, pasando a veces por rocas de gran tamaño. Yo llevo un ritmo suave y mi hermano lo va aguantando sin problemas. Por esta zona nos encontramos con una pareja que nos canta bastantes partes del recorrido y nos indica que nos preparemos para el final que es muy duro. En general toda esta parte me gusta mucho, como decía me encantan las subidas por senderos y en este caso, eran para mi ciclables sin problemas. Estamos bien compenetrados y si en casos me quedo algo por delante, rápidamente en cuanto hay una zona más ancha volvemos a juntar sin problemas

Salimos a la carretera del puerto (vertiente norte) y rápido cogemos el camino que nos llevará a la cima del puerto. Esto es una subida en zetas, entre pinos y helechos, realmente preciosa, aunque desde luego con mucha dureza. Mantiene un 10% cerca de 1,5 Km y luego se queda en el 7% en los 2 últimos. Como voy bastante suave de ritmo, la subida me encanta y la disfruto mucho. Este era uno de los puntos donde temía que mi hermano o yo hiciéramos “ploff” . Mucho tiempo seguido subiendo nos podía pasar factura fácilmente. En un momento dado, me empieza a molestar el estómago, lo que aumenta mis temores. Aprovechando el paso de un control, me paro esperando a mi compañero y me como un poco de carne de membrillo de la que hace mi madre: MANO DE SANTO, aparte de quitarme el hambre, me orienta el estómago muchísimo, olvidando rápidamente esos dolores. Llega mi hermano y me alegra verle en buen estado: “Voy a mi ritmo pero bien”. Le digo que genial, que siga así que casi estamos arriba y que habíamos pasado lo más duro del puerto. La última parte de la subida la hacemos bien agrupados para pasar al tramo técnico por excelencia de los 88: La bajada del GR10 dirección al collado de Bustarviejo.

No es una bajada que se caracterice por las pendientes enormes, aunque tenga bastante, son por ser un terrenos muy roto, con muchas piedras bastante “mal” colocadas de esas tamaño sandía, excelentes para saltar haciendo el superman. Nosotros nos lo conocemos y sabemos más o menos cuales son las partes más complicadas y donde hay que poner pie en tierra (seguramente algunas lo hacen todo del tirón sin problemas). Bajamos bien y como no hay mucho tráfico, solo tenemos que hacer algo de empujabike en tres puntos. El resto sin problemas. Mi hermano baja como un campeón, sobre todo sabiendo que estas zonas técnicas le ponen un poco de los nervios y que llevaba ya un esfuerzo físico considerable. En la parte final, algo más rápida y sobre todo libre de gente, me despego bastante. Aprovechando un repecho me paro miro hacia detrás y veo que no viene mi hermano…espero y sigue sin venir. Joer ¿le habrá pasado algo? Decido dar media vuelta a ver que pasa y por suerte me lo encuentro. Me cuenta que venía sin problemas, pero que justo delante de él ha caído uno que se le ha dislocado el hombro…no es para tomarse a broma bajadas como estas.

Seguimos reagrupados y nos dirigimos al siguiente avituallamiento con el primer objetivo cumplido, que era pasar sanos y salvos la parte principal de subidas, más del 60% del desnivel (1200 de 1900 con el puerto más duro superado) y de los KM (unos 54 de 88) y la trialera en teoría más complicada sin problemas ni caídas. Además, hemos pasado el primer corte de tiempo (no se si estaba antes o después del GR, si lo hacías más tarde de las 13:30 te mandaban para Bustarviejo sin acabar la ruta) sin problemas.

Comemos de nuevo en el avituallamiento, comentamos un poco la jugada, como nos hemos ido encontrando y que de momento la cosa va bien. Pese al ritmo lento, nuestros cuerpos van funcionando correctamente y hemos dosificado el esfuerzo de forma correcta. Yo la verdad es que me encuentro genial, he ido bastante por debajo de lo que sería mi ritmo y tengo fuerzas más que de sobra. Le digo a mi hermano que le dejo un gel de reserva por si le viene un desfallecimiento y después de 7-8 minutos nos volvemos a poner en marcha. Nos quedaba un buen descenso dirección Miraflores para girar luego dirección Valdemanco, una fuerte subida por esa zona, en cuyo final estaba el 2º corte de tiempo, bajada hasta el 3º avituallamiento y el final, un postre lleno de sorpresas de subida continua, que todo el mundo nos había advertido que era muy duro.

Continuará...

jode tio lo tuyo es dejarnos en ascuas siempre, por otro lado mejor asi, si no haber quien leia todo entero de un tiro
haber como termina esto
Joer, qué interesante. Cómo te lo estás currando. Tienes que venir a las Quedadas coño, que nos hace falta un cronista como tú.!!

      Cita de Tono1969: Joer, qué interesante. Cómo te lo estás currando. Tienes que venir a las Quedadas coño, que nos hace falta un cronista como tú.!!
     


Si es que me las ponéis entresemana y a uno le toca currar mucho en agosto jejeje

A ver si saco tiempo y acabo la parte tres que es la más interesante (y emotiva)...aunque hoy ando liadillo!

North: Hay cosas peores, tengo apuntado al pelopollo a un marcha de 80 Km a mitad de mes, la Sierra Norte de Madrid ajoajoajaojao Con ese si que me va a entrar diarrea ajajoajoajo

Saludos y gracias por leer!


      Cita de brunaita:

      Cita de Tono1969: Joer, qué interesante. Cómo te lo estás currando. Tienes que venir a las Quedadas coño, que nos hace falta un cronista como tú.!!
     


Si es que me las ponéis entresemana y a uno le toca currar mucho en agosto jejeje

A ver si saco tiempo y acabo la parte tres que es la más interesante (y emotiva)...aunque hoy ando liadillo!

North: Hay cosas peores, tengo apuntado al pelopollo a un marcha de 80 Km a mitad de mes, la Sierra Norte de Madrid ajoajoajaojao Con ese si que me va a entrar diarrea ajajoajoajo

Saludos y gracias por leer!
     


Espectacular crónica !! como en los viejos tiempos , para otras cosas si pero austeridad en tus crónicas como que no joajoajojaoaj!!

La verdad es que me tienes con mucha intriga : el Ra-mon que es un Diesel
de los de verdad llevaba revoluciones de gasolina? ummmm desconcertante.
Pero vamos que al menos con él al menos puedes razonar, por que con el pelopollo ( por cierto ha vuelto Rasmuseennn - anda por Mexico) vas a tener que llevar tapones por los oídos por que por esa boquita va a salir de todo menos bonito jaojoajojaojaoa!!!
Espero pues la 3ª parte, y por supuesto la machada que te meterás con el zumbado pelopollo jaojoajoajaj!!


SaludotesSS
NoRTH

Ahora afrontamos una vertiginosa bajada que nos deja en las cercanías de Miraflores para girar a la izquierda y seguir hasta la siguiente subida de la jornada.
Esta es la parte de la marathon que más me gusta. Los caminos tienen bastantes complicaciones técnicas, aunque después de pasar el GR parecen casi una autopista…aunque hay que tener cuidado, en muchas zonas de pronto se rompen, aparecen grietas enormes o hay que tomar peraltes con bastante velocidad. Por el camino pasamos a alguna que otra pareja.

Finalmente llegamos a un nuevo control y a una de las pocas pistas llanas de todo el recorrido. Preguntamos y nos dicen que el siguiente corte esta arriba (señalando), pero que tenemos tiempo de sobra, quedan todavía 45 minutos

El rato del llano vamos charlando tranquilamente, aprovechando que hay tiempo y que es uno de los pocos momentos en los que podemos ir juntos disfrutando del recorrido. Después de un kilómetro la pista se empieza a empinar y nos vamos acercando a un grupo de ciclistas.

Y ahora empieza lo malo: a la derecha, la pista acaba y comienza un camino roto muy empinado. Yo sigo a mi ritmo habitual, a cola del grupo de ciclistas que ya habíamos cazado pero mi hermano no…en ese momento le viene el tío del mazo, la bandada de pájaras y todo lo malo que uno se pueda imaginar. Se queda completamente clavado y aunque bajo mucho el ritmo, parece que nunca llega a cogerme. Le voy mirando y esperando, pero no hay forma, lleva una carita que no puede con ella y le cuesta un mundo cada pedalada.

Yo decido no parar, porque sino lo mismo tengo también problemas con los calambres, pero voy muy despacio. Finalmente terminamos la subida, pasamos por el control. Ya podemos llegar hasta la meta tranquilamente! Intento animar con esto a mi hermano pero me responde con ojos de muerto.

Bueno, ahora toca bajar hasta el próximo avituallamiento, así que podrá recuperar fuerzas y con la comida que coja, aguantar hasta el final. El problema era que el terreno era cualquier cosa menos favorable. Empezamos por un sendero estrecho entre robles, que se va rompiendo más y más hasta acabar siendo una trialera con tramos muy complicados, aunque no tanto como el GR. Yo la verdad disfruto mucho, pero no al 100%...tengo a mi compañero muy tocado y el problema de la MTB es que si estas reventado, una bajada como esta puede ser la puntilla.

Y esta desde luego lo tenía todo para serlo. Durante el camino, veo bastante gente que acaba en el suelo, muchos de ellos completamente agotados. Cada 200 metros me tengo que girar para ver si viene. Despacio, iba avanzando, pasando cada bache, cada escalón, cada piedra, cada raíz, cada pequeño cortado, sin fuerzas pero siempre para delante, un esfuerzo admirable. De vez en cuando le dejo pasar delante y le animo diciendo que queda poco para el avituallamiento y que allí podrá reponer fuerzas.

Por fin llegamos al último avituallamiento, más o menos en el kilómetro 73. Aquí veo la cara de mi hermano, que es todo un poema. “Estoy que no puedo más”. “Ya el pulso ni me sube”…signo claro de que había soltado toda la energía que tenía y que su cuerpo no da para más. Le digo que coma, no tiene ganas, pero aún así se mete mi último gel de reserva que le cedo gustosamente y se acerca a las voluntarias del avituallamiento a coger algo más. Plátanos, melón, sandia…cualquier cosa es buena en el momento. Le cedo otra parte de mi membrillo milagroso, pero aún así esta que no puede moverse.

En el avituallamiento, los comentarios no son nada halagüeños. Algunos dicen que lo peor esta por llegar, casi 400 metros de desnivel en los últimos 15 Km…con perfil rompepiernas y algunas rampas más que curiosas

Decidimos seguir. Le digo que no hay prisa, que con llegar vale, que lleve un ritmo tranquilo y que no mueva nada de desarrollo. Hay que evitar los calambres, mientras se vaya avanzando, aunque despacio, la cosa va bien. Y que si ha llegado hasta aquí, llega hasta la meta, aunque le tenga que llevar a rastras!

Y estos 15 km son como una especie de viaje alucinante a un mundo que no había visto nunca encima de una bici. El terreno, unos repechos duros, en ese momento terribles para algunos, después de más de 70 km y 1.500 metros de desnivel de puro MTB, repechos que parecen no terminar nunca. Los protagonistas: 4 o 5 parejas que andamos todos por la zona. La escenografía: un sufrimiento constante en cada pedalada, cada metro que se avanzaba, cada litro de aíre que entraba en los pulmones. De todo ese momento tengo la sensación de estar como en un helicóptero y ver todo desde arriba. Tenía una frescura que podía resultar insultante a la gente que tanto estaba sufriendo, pero su sufrimiento levantó en mi un respeto enorme. Todo parecía ir a cámara lenta, cada pedalada, cada movimiento, la forma en que pasaban los kilómetros. En los senderos y repechos que íbamos superando, montados, empujando o como fuera, nadie decía nada, nadie se quejaba y nadie daba un paso atrás ni arrojaba la toalla.

En ese momento decidí que tenía que estar al lado de mi hermano. No hablarle ni comerle la cabeza con el típico “ya llegamos”, simplemente estar a su lado, que supiese que me tenía allí para todo, era su pareja, habíamos llegado juntos hasta allí y hasta el final íbamos a llegar. Si se tenía que andar, se andaba, si tenía que rodar con el platín, se rodaba, pero con respeto y admiración por el esfuerzo que estaba realizando, tenía que estar a su lado.

Poco a poco, casi reptando, nos íbamos acercando al final. Comienzan a aparecer casas y pasamos una urbanización. Aprovechando el llano vamos charlando un poco. Y llegan las últimas cuestas. Pero se superan, ya nada podía pararnos. Llegamos al mismo camino de subida donde habíamos comenzado y finalmente llegamos a meta. Toda la última recta la hacemos cogidos de la mano, lo habíamos conseguido, habían terminado las 7h y 35 minutos de odisea personal encima de dos bicicletas de montaña, ¡habíamos llegado!

En meta saludos varios con diferentes amigos, algunos conocidos de BZ como Peguero, Pablobike o Frenetikow (Edu), otros amigos nuestros no conocidos por aquí. Yo tengo un hambre de demonios y hago una escabechina importante con una empanada que me sabe a manjar de dioses. Se ve gente tirada en el suelo, con otros compañeros de marcha dándoles masajes. Y llegan los últimos, poco después de nosotros.

Cuando dan el cierre no deja de sorprendernos. Desde el 2º avituallamiento son pocas las parejas que nos habían pasado, más bien habíamos cogido a algunas y detrás de nosotros prácticamente no llega nadie. Extraño, el segundo avituallamiento tenía bastante gente e iba llegando más antes de salir. Al día siguiente tenemos la solución. De las 340 parejas que salieron, solo alcanzaron la meta 195…llegar, aunque fuese de los últimos era ya un triunfo en si. Y LO CONSEGUIMOS

Espero que os haya gustado y que no os hayáis aburrido mucho. Es que si me pongo a escribir no paro!

Saludos y espero poder escribir algo parecido de mi próxima marcha, la sierra Norte del día 18!

Saludos,


PD1: Iba a poner el perfil pero no me deja, a ver si puedo en los próximos días
PD2: Dedicado a ti North, que siempre que salen los Bruna por la sierra nos acordamos de ti!


      Cita de NoRTH:

      Cita de brunaita:

      Cita de Tono1969: Joer, qué interesante. Cómo te lo estás currando. Tienes que venir a las Quedadas coño, que nos hace falta un cronista como tú.!!
     


Si es que me las ponéis entresemana y a uno le toca currar mucho en agosto jejeje

A ver si saco tiempo y acabo la parte tres que es la más interesante (y emotiva)...aunque hoy ando liadillo!

North: Hay cosas peores, tengo apuntado al pelopollo a un marcha de 80 Km a mitad de mes, la Sierra Norte de Madrid ajoajoajaojao Con ese si que me va a entrar diarrea ajajoajoajo

Saludos y gracias por leer!
     


Espectacular crónica !! como en los viejos tiempos , para otras cosas si pero austeridad en tus crónicas como que no joajoajojaoaj!!

La verdad es que me tienes con mucha intriga : el Ra-mon que es un Diesel
de los de verdad llevaba revoluciones de gasolina? ummmm desconcertante.
Pero vamos que al menos con él al menos puedes razonar, por que con el pelopollo ( por cierto ha vuelto Rasmuseennn - anda por Mexico) vas a tener que llevar tapones por los oídos por que por esa boquita va a salir de todo menos bonito jaojoajojaojaoa!!!
Espero pues la 3ª parte, y por supuesto la machada que te meterás con el zumbado pelopollo jaojoajoajaj!!


SaludotesSS
NoRTH


     


Efectivamente, el tema es raro, ya sabes que Ra-mon es un diesel de pedalada dura...y si aguantas el tocho veras como acabo

Por cierto, que yo si que parece que tengo una maldición, el pelopollo se me ha metido una galleta terrible antes de hacer la carrera de marras y es duda...pero vamos, es capaz de correr a la pata coja jajajaja

Saludos


      Cita de brunaita: Ahora afrontamos una vertiginosa bajada que nos deja en las cercanías de Miraflores para girar a la izquierda y seguir hasta la siguiente subida de la jornada.
Esta es la parte de la marathon que más me gusta. Los caminos tienen bastantes complicaciones técnicas, aunque después de pasar el GR parecen casi una autopista…aunque hay que tener cuidado, en muchas zonas de pronto se rompen, aparecen grietas enormes o hay que tomar peraltes con bastante velocidad. Por el camino pasamos a alguna que otra pareja.

Finalmente llegamos a un nuevo control y a una de las pocas pistas llanas de todo el recorrido. Preguntamos y nos dicen que el siguiente corte esta arriba (señalando), pero que tenemos tiempo de sobra, quedan todavía 45 minutos

El rato del llano vamos charlando tranquilamente, aprovechando que hay tiempo y que es uno de los pocos momentos en los que podemos ir juntos disfrutando del recorrido. Después de un kilómetro la pista se empieza a empinar y nos vamos acercando a un grupo de ciclistas.

Y ahora empieza lo malo: a la derecha, la pista acaba y comienza un camino roto muy empinado. Yo sigo a mi ritmo habitual, a cola del grupo de ciclistas que ya habíamos cazado pero mi hermano no…en ese momento le viene el tío del mazo, la bandada de pájaras y todo lo malo que uno se pueda imaginar. Se queda completamente clavado y aunque bajo mucho el ritmo, parece que nunca llega a cogerme. Le voy mirando y esperando, pero no hay forma, lleva una carita que no puede con ella y le cuesta un mundo cada pedalada.

Yo decido no parar, porque sino lo mismo tengo también problemas con los calambres, pero voy muy despacio. Finalmente terminamos la subida, pasamos por el control. Ya podemos llegar hasta la meta tranquilamente! Intento animar con esto a mi hermano pero me responde con ojos de muerto.

Bueno, ahora toca bajar hasta el próximo avituallamiento, así que podrá recuperar fuerzas y con la comida que coja, aguantar hasta el final. El problema era que el terreno era cualquier cosa menos favorable. Empezamos por un sendero estrecho entre robles, que se va rompiendo más y más hasta acabar siendo una trialera con tramos muy complicados, aunque no tanto como el GR. Yo la verdad disfruto mucho, pero no al 100%...tengo a mi compañero muy tocado y el problema de la MTB es que si estas reventado, una bajada como esta puede ser la puntilla.

Y esta desde luego lo tenía todo para serlo. Durante el camino, veo bastante gente que acaba en el suelo, muchos de ellos completamente agotados. Cada 200 metros me tengo que girar para ver si viene. Despacio, iba avanzando, pasando cada bache, cada escalón, cada piedra, cada raíz, cada pequeño cortado, sin fuerzas pero siempre para delante, un esfuerzo admirable. De vez en cuando le dejo pasar delante y le animo diciendo que queda poco para el avituallamiento y que allí podrá reponer fuerzas.

Por fin llegamos al último avituallamiento, más o menos en el kilómetro 73. Aquí veo la cara de mi hermano, que es todo un poema. “Estoy que no puedo más”. “Ya el pulso ni me sube”…signo claro de que había soltado toda la energía que tenía y que su cuerpo no da para más. Le digo que coma, no tiene ganas, pero aún así se mete mi último gel de reserva que le cedo gustosamente y se acerca a las voluntarias del avituallamiento a coger algo más. Plátanos, melón, sandia…cualquier cosa es buena en el momento. Le cedo otra parte de mi membrillo milagroso, pero aún así esta que no puede moverse.

En el avituallamiento, los comentarios no son nada halagüeños. Algunos dicen que lo peor esta por llegar, casi 400 metros de desnivel en los últimos 15 Km…con perfil rompepiernas y algunas rampas más que curiosas

Decidimos seguir. Le digo que no hay prisa, que con llegar vale, que lleve un ritmo tranquilo y que no mueva nada de desarrollo. Hay que evitar los calambres, mientras se vaya avanzando, aunque despacio, la cosa va bien. Y que si ha llegado hasta aquí, llega hasta la meta, aunque le tenga que llevar a rastras!

Y estos 15 km son como una especie de viaje alucinante a un mundo que no había visto nunca encima de una bici. El terreno, unos repechos duros, en ese momento terribles para algunos, después de más de 70 km y 1.500 metros de desnivel de puro MTB, repechos que parecen no terminar nunca. Los protagonistas: 4 o 5 parejas que andamos todos por la zona. La escenografía: un sufrimiento constante en cada pedalada, cada metro que se avanzaba, cada litro de aíre que entraba en los pulmones. De todo ese momento tengo la sensación de estar como en un helicóptero y ver todo desde arriba. Tenía una frescura que podía resultar insultante a la gente que tanto estaba sufriendo, pero su sufrimiento levantó en mi un respeto enorme. Todo parecía ir a cámara lenta, cada pedalada, cada movimiento, la forma en que pasaban los kilómetros. En los senderos y repechos que íbamos superando, montados, empujando o como fuera, nadie decía nada, nadie se quejaba y nadie daba un paso atrás ni arrojaba la toalla.

En ese momento decidí que tenía que estar al lado de mi hermano. No hablarle ni comerle la cabeza con el típico “ya llegamos”, simplemente estar a su lado, que supiese que me tenía allí para todo, era su pareja, habíamos llegado juntos hasta allí y hasta el final íbamos a llegar. Si se tenía que andar, se andaba, si tenía que rodar con el platín, se rodaba, pero con respeto y admiración por el esfuerzo que estaba realizando, tenía que estar a su lado.

Poco a poco, casi reptando, nos íbamos acercando al final. Comienzan a aparecer casas y pasamos una urbanización. Aprovechando el llano vamos charlando un poco. Y llegan las últimas cuestas. Pero se superan, ya nada podía pararnos. Llegamos al mismo camino de subida donde habíamos comenzado y finalmente llegamos a meta. Toda la última recta la hacemos cogidos de la mano, lo habíamos conseguido, habían terminado las 7h y 35 minutos de odisea personal encima de dos bicicletas de montaña, ¡habíamos llegado!

En meta saludos varios con diferentes amigos, algunos conocidos de BZ como Peguero, Pablobike o Frenetikow (Edu), otros amigos nuestros no conocidos por aquí. Yo tengo un hambre de demonios y hago una escabechina importante con una empanada que me sabe a manjar de dioses. Se ve gente tirada en el suelo, con otros compañeros de marcha dándoles masajes. Y llegan los últimos, poco después de nosotros.

Cuando dan el cierre no deja de sorprendernos. Desde el 2º avituallamiento son pocas las parejas que nos habían pasado, más bien habíamos cogido a algunas y detrás de nosotros prácticamente no llega nadie. Extraño, el segundo avituallamiento tenía bastante gente e iba llegando más antes de salir. Al día siguiente tenemos la solución. De las 340 parejas que salieron, solo alcanzaron la meta 195…llegar, aunque fuese de los últimos era ya un triunfo en si. Y LO CONSEGUIMOS

Espero que os haya gustado y que no os hayáis aburrido mucho. Es que si me pongo a escribir no paro!

Saludos y espero poder escribir algo parecido de mi próxima marcha, la sierra Norte del día 18!

Saludos,


PD1: Iba a poner el perfil pero no me deja, a ver si puedo en los próximos días
PD2: Dedicado a ti North, que siempre que salen los Bruna por la sierra nos acordamos de ti!
     


Sois unos p++os cabronazos!!unos bikers acojonantes y que decir como personas.
Joderrr!! hasta me he emocionao,,,,, coñio!! estoy orgulloso de tener la suerte de haberos conocido,sois la OXTIA
Mi bala plateada no se muere sin compartir un rutón como este con el Clan´s Bruna,para mí una familia.
Os quiero Kabrones!!
Que sigais asi muchos años y que yo que pueda ser ese fiel gregario de mi amigo Ra-amon en la mítica subida a la Ztas.

Un abrazo amigacho!!

NoRTH

      Cita de NoRTH:

Sois unos p++os cabronazos!!unos bikers acojonantes y que decir como personas.
Joderrr!! hasta me he emocionao,,,,, coñio!! estoy orgulloso de tener la suerte de haberos conocido,sois la OXTIA
Mi bala plateada no se muere sin compartir un rutón como este con el Clan´s Bruna,para mí una familia.
Os quiero Kabrones!!
Que sigais asi muchos años y que yo que pueda ser ese fiel gregario de mi amigo Ra-amon en la mítica subida a la Ztas.

Un abrazo amigacho!!

NoRTH

     


Suerte la nuestra caballero

Ya sabes que nuestra casa es la tuya y que Ra-amon siempre aceptara tu rueda para subir hasta la última zeta de la Pedriza

Un saludo amigo!

enhorabuena, por lo que se ve terminarla ya es todo unreto, vaya ruta, ni aunque me quedara cerca me atreveria a inscribirme, por encima de larga dura....
y yo me quejaba en mi ultima etapa del camino de santiago.....

saudos
Joder, vaya pedazo de relato emocionante. Estáis hechos unos campeones porque la ruta debió de ser durísima. Esto es el deporte conocido como Mountain Bike. Enhorabuena.
Y el 18 Karacol...
Muy buena chicos ! ! ! Sois unas maskinas de pedalear.
Dobles felicidades. Por haber acabado la marcha y por la pedazo de memoria que llevas.
Zorionak ! ! !

Muy pero que muy bueno. Tanto desnivel y tanto pedrusco. Saludos a los dos.

A ver si ahora va el perfil!





Nada, muchas gracias por los ánimos!!!

Saludos


      Cita de calviniano: Joder, vaya pedazo de relato emocionante. Estáis hechos unos campeones porque la ruta debió de ser durísima. Esto es el deporte conocido como Mountain Bike. Enhorabuena.
Y el 18 Karacol...
     


Pues preparate, que esa parece que es prima hermana de esta, pero yendo solo. AUnque vamos, un Sandokan como tu no creo que tenga muchos problemas jejeje

Saludos y nos vemos el 18!


      Cita de brunaita: A ver si ahora va el perfil!





Nada, muchas gracias por los ánimos!!!

Saludos
     


joder, 172 pulsaciones de máxima y 141 de media?? pues sí que ibas relajado.

la de mammoth no la conozco, la de karacol será la 3ª vez y me encanta. Dicen que sí son parecidas, ya me lo dirás el domingo.

1 2 Siguiente >>