Cerrar

Nuestra web utiliza cookies para mejorar la navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Es una práctica habitual y segura. Entendemos que si navegas por nuestra web, aceptas su uso. Más información »   

MATERIAL Vídeos INSIDE

CamelBak te cuenta los secretos para el mantenimiento de la bolsa de agua

CamelBak te cuenta los secretos para el mantenimiento de la bolsa de agua

La limpieza del depósito de agua de tus mochilas de hidratación es uno de los temas más populares en los foros dedicados a los deportes al aire libre. Y las respuestas recogen consejos que no siempre son... aconsejables. 

El mantenimiento sirve para asegurar la higiene, la limpieza y la durabilidad. Evitar el estancamiento y los depósitos significa mantener alejados los mohos y las bacterias y permite utilizar la misma bolsa por muchos y muchos años.

Aquí está la solución a los problemas más frecuentes ofrecida por el fabricante líder mundial Camelbak. 

1. Cómo limpiar el depósito hídrico

Lo mejor es siempre comprar, junto con la bolsa, un kit de limpieza dedicado. Los cepillos son la mejor manera de lavar todas las áreas del tanque.

Para limpiar, recomendamos usar agua y jabón y secar bien la bolsa después de cada uso, especialmente si se usa con sustancias distintas al agua.

Uno de los eslóganes de CamelBak que más le importa a la empresa es “Taste water, not plastic!”: todos sus productos están hechos para ser inodoros e insípidos. 

2. Quiero una bolsa sin sabor ni olores desagradables

El mal sabor del agua se debe generalmente a una bolsa de agua de plástico barato, además del saneamiento: un sabor desagradable puede ser la señal de productos químicos nocivos para el cuerpo.

Cuando se elige una bolsa de agua hay que tener esto en cuenta. Los tanques de agua de CamelBak no contienen bisfenoles (BPA, BPS y GMP).

CamelBak también ha desarrollado una tecnología antibacteriana patentada (Hydroguard™), incorporada en las paredes y tubos de sus depósitos, la que inhibe el crecimiento de aquellas bacterias que causan olores, decoloración y el deterioro del depósito.



Si la marca que posee no cumple con estas características, se puede ententar combatir el efecto del plástico llenando la bolsa con agua caliente por 3/4 e insertando una cucharada de bicarbonato de sodio, y luego dejarla reposar por unos 45 minutos. Sin olvidar, entonces, enjuagar bien. 

3. ¿Hay alguna manera de luchar contra el moho?

 
El tanque hídrico debe mantenerse limpio y seco. Algunos atletas mantienen sus tanques vacíos en el congelador.

Si se dejan sedimentos en la bolsa durante mucho tiempo o si la usan con otros líquidos que no sean agua sin limpiarla adecuadamente, puede desarrollarse mohos.

Se puede usar agua caliente y dos cucharadas de bicarbonato de sodio o lejía para eliminarlos. Sostengan el depósito en la parte superior y pellizquen la Bite™ Valve, permitiendo que la solución fluya hacia el tubo; luego dejen que el detergente descanse por 30 minutos.

Al final, laven el depósito con agua caliente y jabón neutro y enjuaguen bien. Secar al aire para evitar el estancamiento de la humedad.
 
 
 
 
 
 
 
 

 

También te puede interesar