CICLOCROSS Victorias para Aitor Hernández y Olatz Odriozola

TROFEO AZKENA. Aún faltaba la última prueba de ciclocross de la temporada para el BikeZona Team

TROFEO AZKENA. Aún faltaba la última prueba de ciclocross de la temporada para el BikeZona Team

Una vez disputados los Campeonatos de España de ciclocross la inmensa mayoría de corredores dan por concluida la temporada de la modalidad. Sin embargo este año aún quedaba una prueba más, el Trofeo Azkena (última en euskera).

La última prueba del calendario se celebraba en Bera de Bidasoa junto al Pirineo Navarro. 15 días después del nacional es mucho tiempo para corredores que llevan la preparación al milímetro, tal vez una semana antes hubiera animado a más participantes a estirar la forma. De todos modos, y a pesar del ataque Omicrón, cerca de 100 participantes entre todas las categorías se dieron cita en Bera.

Esto nos debería hacer reflexionar el por qué no se alarga más la temporada de ciclocross, como sí hacen otros países que comienzan a mediados de setiembre y terminan en febrero. En España se celebran cerca de 80 pruebas al año, más que en ningún otro lugar del mundo, pero su calendario esta comprimido a menos de tres meses y muchas pruebas se superponen unas a otras, incluso entre comunidades colindantes.  

La característica principal del Trofeo Azkena, es que no seguía ningún protocolo amparado por la Federación de Ciclismo, o sea que bien podría haberse llamado también “Trofeo Pirata”. De esta manera la organización se ahorra unos 1.000 euros en jueces y cronometradores, y además evitas un infierno de burocracias federativas. Pero te arriesgas a que te suspendan la carrera en el último momento alegando cualquier tontería. Recordamos que la Federación es una institución oficial reconocida por el Estado con todos los poderes que ello conlleva. 

Afortunadamente esto no ocurrió y la prueba se celebró con absoluta normalidad. Tan solo ligeros retrasos y un poco menos de seriedad organizativa que otras veces. La ausencia de jueces federativos provocó unas parrillas de salida espontáneas que entre los mismos corredores se ponían de acuerdo. Ambiente sin tensión, como si fuese una marcha popular pero en una competición pura y dura. Evidentemente también hubo categoría “No Federados”, concurso de niños, y muchas risas frente a la txosna de bocadillos y refrescos.

El circuito fue totalmente tradicional, correctamente elaborado, muy variado y entretenido tanto para público como participantes. De haber estado los comisarios de la UCI, tan solo hubieran obligado a levantar las cintas de un par de curvas que estaban a ras de suelo y era muy fácil hacerse un recto. 

Aitor Hernandez (Ermua-Specialized) y Olatz Odriozola (Bizikleta.com) triunfaron en las categorías absolutas, ilustres campeones habituados a la victoria. El BikeZona Team estuvo presente con tres representantes. Después de participar en Masters, Sergio se encargó de ejercer como director técnico para los elites Jose Diez Arriola y Joseba León, que hicieron 4º y 5º respectivamente.  

Realmente no entendemos porque esta prueba se ha querido salir de los estatutos federativos, sobre todo teniendo en cuenta que aquí mismo hace décadas se celebraron grandes pruebas de renombre, incluido el Campeonato del Mundo 1974. Esta vez fue una carrera mucho más humilde, pero en boca de todos quedó buen sabor, y después del éxito obtenido, tal vez nos tengan una grata sorpresa para el año que viene...

Por: Joseba León, corredor del BZ Team

También te puede interesar