Cerrar

Nuestra web utiliza cookies para mejorar la navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Es una práctica habitual y segura. Entendemos que si navegas por nuestra web, aceptas su uso. Más información »   

CARRETERA La ANEMBE desmiente sus argumentos

Carta abierta a Alberto Contador sobre el uso del clembuterol en carne

Carta abierta a Alberto Contador sobre el uso del clembuterol en carne

Por si interés Reproducimos la carta Luis Miguel Cebrián Yagüe sobre el caso Contador y el uso del clembuterol en la carne de vacuno

Luis Miguel Cebrián Yagüe es veterinario especialista en vacuno, con una amplia experiencia profesional, y actualmente presidente de la Asociación Nacional de Especialistas en Medicina Bovina de España (ANEMBE). En esta carta abierta responde a las afirmaciones del ciclista Alberto Contador sobre el sector del vacuno de carne español y, por ende, los veterinarios que trabajan en él.
No Sr. Contador, no. No se puede poner en sospecha a todo un sector ni a uno de los sistemas de control, el de la seguridad alimentaria, más garantistas del mundo para poner a salvo su carrera profesional sin aportar prueba alguna, ni pequeña ni grande. No voy a entrar en si usted es culpable o no de la acusación de dopaje que se le ha imputado, y de verdad que deseo que sea inocente de dicha acusación, pero sí es responsable del daño que ha hecho al sector del ganado vacuno de cebo de España, que lleva muchos años invirtiendo trabajo y dinero en garantizar la seguridad, calidad y trazabilidad de sus productos.

No Sr. Contador, no. No se puede afirmar que “en España todos los años se producen detenciones a ganaderos por engordar ilegalmente ganado con clembuterol” cuando en el último año en las 14.179 analíticas realizadas en España por el Programa Nacional de Investigación de Residuos no se ha detectado un solo caso y de los 286.748 análisis realizados en Europa en 2008 solamente se detectó un caso en Italia.

No Sr. Contador, no. No es creíble que usted esté convencido de que le han vendido un solomillo con clembuterol y afirme además que ese animal en el matadero “no pasó control veterinario alguno”, y no ponga una denuncia formal ante las autoridades competentes para que se investigue y se clarifique el caso, cuando estas prácticas están contempladas en nuestro código penal como delitos contra la salud pública.

No Sr. Contador, no. No le hubiera parecido tan tierno el solomillo, como usted afirmó en su día, si el ternero del cual procedía hubiera ingerido la cantidad de clembuterol necesario que pudiera justificar las analíticas que a usted le imputan.

Sr. Contador: detrás de cada alimento que usted consume está el trabajo de muchos veterinarios. Veterinarios que, día a día, trabajan para que usted disponga de alimentos en cantidad suficiente y de calidad garantizada. En el caso de los veterinarios especializados en ganado vacuno, sector al que represento como presidente de ANEMBE (Asociación Nacional de Especialistas en Medicina Bovina de España) cada uno de nuestros 1.000 asociados trabaja para que usted y su familia dispongan día a día de leche y carne de calidad. Desde que el ternero nace y la vaca comienza a producir leche, miles de veterinarios clínicos, especialistas en nutrición, en calidad de leche, y en producción hacen posible que usted pueda comprar carne y leche en cantidad suficiente y de calidad garantizada. No acaba aquí el trabajo de los veterinarios. Empieza el de los nuestros compañeros que cada día inspeccionan y analizan los productos en mataderos e industrias lácteas para verificar la calidad del producto que entra, y también del que sale de la instalación. Después otros veterinarios inspeccionan los puntos de venta (carnicerías, supermercados, pescaderías, verdulerías, fruterías…), así como bares y restaurantes.

Sr. Contador, a usted le realizan unas analíticas en las que se detecta clembuterol y le acusan de dopaje, y usted se defiende porque han puesto en duda su profesionalidad y honradez. Pero para defenderse, no duda en poner en tela de juicio la profesionalidad y la honradez de todo un sector sin aportar análisis ni prueba alguna, ¿no cree que esto es pretender aplicar la ley del embudo?

Sr. Contador: no se prive de seguir consumiendo carne de ternera española, que usted sabe que es un alimento de primera calidad y con todas las garantías sanitarias.

Sr. Contador, le felicito por la resolución de la Federación Española de Ciclismo, en la que se le absuelve de la acusación de dopaje pero lamento profundamente que haya sido a costa de poner gratuitamente bajo sospecha y de haber desprestigiado a todo un sector del que viven 150.000 familias en España, cargando al final éstas con la penitencia de un pecado que no han cometido.

Por Luis Miguel Cebrián Yagüe

http://albeitar.portalveterinaria.com


También te puede interesar