Cerrar

Nuestra web utiliza cookies para mejorar la navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Es una práctica habitual y segura. Entendemos que si navegas por nuestra web, aceptas su uso. Más información »   

MTB 15 kms con 3.500 mts de desnivel positivo

Ya tengo mi pequeña Gigante de Piedra!

Ya tengo mi pequeña Gigante de Piedra!

Cuando a principio de temporada marqué esta prueba en el calendario no tenía ninguna duda de que quería hacerla, porque siempre había oído hablar de ella como una de las más duras que se celebran en el estado. En realidad, la que tiene fama y es conocida por todo el mundo del btt es La Gigante de Piedra con sus más de 200 kms y 6.500 de desnivel, que tendrá lugar el próximo 1 de junio.

Yo no soy de hacer muchas pruebas al año, de hecho, no suelo ir a más de diez competiciones por temporada y, por tanto, siempre elijo aquellas pruebas con un cierto encanto, y la Gegant sin duda lo tiene. Además, el formato de SMALL me permitiría tomar contacto con el “rocaje vivo” de la montaña castellonense y valorar la posibilidad de algún día enfrentarme a una Gegant de verdad.

No te pierdas el vídeo resumen  

 

En cambio, a medida que la fecha se acercaba, la pereza se apoderaba de mí y no encontraba suficiente motivación para un desplazamiento tan largo, después de unas vacaciones de mucho coche y poca bici.  Pero los objetivos son para cumplirlos y yo me tengo por una persona de palabra. Así que a las 7 de la mañana del 4 de mayo, en Sant Joan de Moró, Castellón, a 600 kms de casa me encontraba en la línea de salida  rodeado de medio millar de ilusionados corredores, la mayoría locales, y junto a ellos, algunos ilustres como el veterano e icono mundial Tinker Juárez y el fenómeno Joseba Albizu, a la postre vencedor de la prueba. Mañana fría y despejada, no esperaba menos de diez grados en mayo a orillas del Mediterráneo. En cualquier caso, condiciones inmejorables para disfrutar de una jornada de auténtico btt sobre un terreno duro y pedregoso como ninguno, que resistió perfectamente las torrenciales lluvias de la tarde anterior.

Salida a fuego como no podía ser de otra manera, parece que se trata de una carrera corta. Y qué me encontré en esas ocho horas y media largas que me llevó completar los 115 kms con 3.500 mts de desnivel positivo, recorriendo la comarca de l’Alcalatén en una provincia, Castellón, que presume ser la segunda más montañosa del estado? Pues encontré subidas imposibles, senderos disfrutones entre los campos de olivos y almendros, masías olvidadas, ríos y barrancos, tramos de asfalto en donde por fin, veías avanzar el cuentakilómetros. Bajadas arriesgadas de esas que sólo consiguen arrancar la sonrisa de nuestros fisios y mecánicos, sendas que habría que borrar de los mapas para que ningún organizador de pruebas las incluya nunca más en sus trazados, y sobre todo, encontré ganas de pasar un gran día, gente sana y cercana, y calor en todas las poblaciones que atravesábamos.

A destacar los abiertos paisajes que se nos ofrecen en gran parte del recorrido y que en ocasiones llegan hasta el mar, pero sobre todo la subida al Más de la Costa, el pequeño Angliru castellonense final de etapa de la Vuelta 2019, con rampas del 21% en los alrededores de Llucena del Cid. Localidad a la que luego llegaríamos escalando sus reviradas calles que bien parecen los  toboganes de un aquapark, entre los aplausos y ánimos de un público, que mayoritariamente eligió este punto para presenciar el paso de sus corredores amigos.

La organización cuida todos los detalles, empezando por el dorsal dentado en forma de plato, las motivadoras  frases que adornan las partes más emblemáticas del recorrido, el chaleco cortavientos que encontramos en la bolsa de participante, o el detallazo de incluir horchata y repostería de calidad en los avituallamientos. El marcaje del recorrido también, perfecto. No entiendo por qué algunos bikers se empeñan siempre en dejar un sobre rastro con sus asquerosos envoltorios de geles y barritas, cuando es la organización quien se encarga de eso.

Estoy contento porque ya tengo mi Gigante, por haber completado la prueba sin percances ni caídas, por esos kms que hice junto a la simpática Clara Palenzuela ganadora en categoría femenina, y cómo no, por la foto con Tinker. Y sobre todo, he aprendido a desconfiar de las pruebas que lleven la etiqueta de “small”.

En definitiva una grandísima experiencia, un buen entrenamiento para los 10.000 del Soplao, mi próximo objetivo, y quién sabe, igual algún día me animaré a hacer la larga. Eso sí, mejor con una bicicleta doble. De momento, se lo dejo para el núcleo duro del equipo Bikezona que el 2 de junio estarán aquí para darlo todo.

Por Luis Alberto García, corredor del BZ Team. - Gracias a los patrocinadores del BZ Team que hacen posible estas aventuras:     Faster WearJaime LlorenteNavaliLuckEubottleRifylSuomy NRC


IV Gigante de Piedra SMALL 2019
Más info. de este evento

 IV Gigante de Piedra SMALL 2019

Se celebra el 04/05/2019

También te puede interesar

Más noticias del evento IV Gigante de Piedra SMALL 2019